Menu Shopping Cart Search

Acné Hormonal

Our skin goes through changes on a daily basis; sometimes we feel our complexions look tired or dull, perhaps lacking in moisture or conversely very greasy or oily. Sometimes we may also suffer from breakouts or acne. For many people these are transient and come and go without causing too many problems. For some, there may be a deeper root cause, which needs to be looked into and treated with good skin care and advice from a dermatologist or other healthcare professional.

Hormones and their effects

Hormones and particularly hormones that are imbalanced, can drastically affect the performance of the skin. Women have three main types in their bodies in varying levels which fluctuate according to their menstrual cycles or whether or not you’re pre or post menopausal. These hormones are known either as:

Oestrogenic
Androgenic
Progetogenic

 

Little is known about the effects of Progestogen on the skin, though it is thought that in some people, it can block the effects of Oestrogen and accelerate the ageing process. Oestrogen and Androgen hormones can be troublesome for anyone wanting a smooth and radiant complexion for a variety of reasons.

Oestrogenic hormones

Oestrogenic hormones are in part, responsible for the fact that on the whole, women tend to have a slightly drier skin and smaller pores than men do. It tends to regulate how much sebum is produced in the upper layers of the epidermis, by producing a substance called Hyaluronic acid. This acid is what enables the skin to hold onto moisture and a lack of it can begin to accelerate the signs of aging.

Too much Oestrogen can also cause the pigmentation of the skin to change and encourage the development of spider veins. Too little Oestrogen can end up leading to a thinning of the skin, which can sometimes account for a duller complexion that requires increased levels of moisturization.

Hormonas estrogénicas

Las hormonas estrogénicas son, en parte, responsables por el hecho de que, en su conjunto, las mujeres son más propensas a tener la piel levemente más seca y poros más pequeños que los hombres. Se ocupan de regular cuánto sebo se produce en las capas superiores de la epidermis, mediante la producción de una sustancia llamada ácido hialurónico. Este ácido es lo que permite que la piel retenga la humedad y su carencia puede comenzar a acelerar los signos del envejecimiento.

Demasiado estrógeno también puede provocar que la pigmentación de la piel cambie y fomentar el desarrollo de arañas vasculares. Muy poco estrógeno puede generar un debilitamiento de la piel, lo que algunas veces puede significar un cutis más opaco que requiere altos niveles de humectación.

Hormonas androgénicas

Las hormonas androgénicas y en particular la testosterona puede, si se encuentra en exceso en el cuerpo, causar un aumento en la producción de sebo dentro de la epidermis, lo que si no se cuida puede provocar la aparición de puntos negros y acné o erupciones regulares problemáticas. Una zona T grasa es otro efecto secundario común del aumento de andrógenos y puede crear lo que se conoce como piel mixta. Muchas mujeres con niveles más altos de testosterona notan que a medida que envejecen y alcanzan la menopausia desafortunadamente comienzan a sufrir una pérdida acelerada del cabello en sus cabezas y en cambio comienzan a experimentar un exceso del crecimiento del vello facial y corporal. Demasiado andrógeno tiene el efecto de engrosar y volver áspera la piel, lo que significa que podría necesitarse un nivel más intenso de exfoliación para obtener una superficie más clara y lisa. A veces, los dermatólogos pueden recomendar un tratamiento de microdermoabrasión para una piel gruesa y áspera, lo que puede funcionar no solo en las capas superiores de la epidermis, sino también en las inferiores. En cualquiera de las situaciones anteriores es importante asegurarse de que los niveles de hidratación de la piel se mantengan altos y que se utilice un factor de protección solar adecuado.

Sin embargo, del mismo modo en que sucede si hay demasiado estrógeno, un aumento en las hormonas andrógenicas puede ocasionar un cutis opaco, debido a que la renovación celular no es suficientemente alta. La piel se puede volver más propensa a arrugas y líneas de expresión finas.

Si cree que sus problemas de piel podrían estar relacionados con las hormonas, aunque es importante y beneficioso tener una buena rutina de cuidado de la piel, también es importante buscar ayuda de un médico que podrá realizar exámenes de sangre para confirmar si existen desequilibrios o deficiencias en sus niveles de hormonas androgénicas o estrógenas. Factores como un aumento en los niveles de estrés, un ciclo menstrual interrumpido o algo tan simple como un cambio en los hábitos alimenticios o de ejercicio y el régimen dietario pueden causar grandes fluctuaciones. Si está preocupada en modo alguno, busque ayuda y asesoría de un profesional médico.

 

Suscríbase a nuestro boletín